Mentiras Piadosas. Blog de actualidad, política y cultura

Crónicas de un defeño: Regresar a la escuela.

Escrito por Hector el 6 de Febrero de 2009 · 3 comentarios

Un nuevo año comienza y la ciudad de México despierta con un fuerte dolor de cabeza. Los primeros días del mes se caracterizan por una mutación increíble; se deja de lado el voraz trafico que nos caracteriza y la gente parece ser un poco mas cabal y gentil; no nos engañemos, no es una transformación cósmica producida por la alineación de los astros, tampoco la buena fe pos navideña, yo mas bien se lo achaco al fuerte dolor de cabeza producido por las fiestas decembrinas. La situación no está tan mal, pues por un par de días las calles están desiertas y el tráfico casi nulo dará un matiz extraño y casi increíble; en un descuido descubro que tras los coches, los vendedores y las manifestaciones que normalmente nos tienen sitiados, existe una bella ciudad donde se entretejen leyendas que sobrevivieron y mutaron con los años, y que hoy en día solo uno que otro despistado recuerda y cuenta mientras pasea por las calles del centro de la ciudad.
Esta resaca etílica que sufre la Ciudad de México durará aun un par de días más, pues el tráfico llega de la mano con los Reyes magos y esta urbe toma nuevamente el ritmo de una metrópoli. Las avenidas se llenan de coches, las calles de gente y otra vez subir al metro se convierte en un deporte extremo. La psicosis social y la histeria personal son el ir y venir diario. Ahora si puedo decir que la Ciudad de México es –muy a mi pesar- lo que la gente cuenta.
Mientras la ciudad se convierte poco a poco en aquel mítico ser que va devorando a la sociedad, hay un sector de la población por el que no pasa el tiempo y el cual aun se da el lujo de pasear y disfrutar de un buen café en Coyoacan, una cerveza en la calle de Gante o una noche de copas en la colonia Condesa. Para nosotros –me incluyo entre estos seres-la locura comienza casi un mes después, pues las vacaciones universitarias parecen ser infinitas; la educación publica universitaria regresa a clases a finales de enero y principios de febrero; es más, la situación empeora cuando pienso que no solo hay que regresar a la normalidad; dejar de lado las lecturas por gusto y los capuchinos, las caminatas y las platicas; y retomar textos obligatorios, las persecuciones mañaneras al transporte publico -que cabe destacar siempre va abarrotado- y el café americano que nos despierta y permite sobrevivir, sino también la persecutoria idea de futuro, este es mi último semestre y no tengo idea de que se viene en al futuro, regresar a la esuela y a la realidad también es regresar a pensar que nos depara el destino, nuestros deberes como hijos y como ciudadanos nos llaman a ser parte de un mundo adulto y responsable.
El periodo universitario en el que parecemos estar como en un útero social, se termina y el inevitable parto se acerca, por lo pronto deberemos tomar más responsabilidades, terminar la tesis y conseguir empleo sería lo normal, lo cual no deja de asustarme y preocuparme, pues qué futuro nos espera en medio de una crisis internacional, por lo pronto me contentare con disfrutar de mi graduación y una última cerveza en la Condesa…

México D.F. enero de 2009

XXX

Guardado en: General

Hay 3 comentarios por el momento ↓

  • Mariela

    Que te puedo decir Héctor, me encanta mi ciudad, creo que todo lo que tiene la hace especial, bueno realmente muy peculiar. Me agrada la idea de que haya un espacio en donde se puedan compartir historias de lo que es en realidad la Ciudad de México, para desmentir hasta cierto punto lo que muchos dicen. Felicidades a Mechanical por este espacio, y a ti por este texto.

  • ale-ale

    Amigo que te digo, que tus historia para mi es totalmente veridica, pero tu aun tienes la bendición de ser un estudiante, yo mientras ya tengo que ser adulta, y creeme que como dices no es tan agradable, que te espera en la crisis pues puede ser un cafe internet, ser representante de telemarketing, adjunto durante los proximos cuatro años.
    Muy interesante tu dibujo de la ciudad y cierto, aunque ahora el mio se situa en mi casa y Gael, pase de ser una feliz estudiante a una pasante ama de casa. Por eso esta es mi frase favorita hasta que consiga empleo: “Somos adultos, ¿eso cuando pasó? Y cómo vamos a evitarlo.” Si tengo ganas de evitarlo, jiji.
    Felicidades amigo, espero que sigas tan poetico, aunque eso no sea lo mio, y creanle lo que les dice, la ciudad es así, difícil de creer seria que les hablara de un lugar sin caos.

  • Cris

    Hola!!!

    Grax por la invitación, jejeje la curiosidad mató al gato, pero en esta ocasión, sólo lo hizo reflexionar, jajaja. Me agradó tu idea del embarazo universitario, jejeje. Pocas veces mmm te he leído pero nunca he dudado de esa gran capacidad para las letras que te caracteriza.
    Son pocos los q pueden retratar acertadamente a la ciudad, y tú gozas de dos grandes dones: ser universitario (UNAM 100% claro!!) y amar la fotografía. No hay más que felicitarte, tu texto me gustó y espero q continúes con esta nueva pasión para q los demás conozcan a través de tus letras lo q se vive en una ciudad tan única como es el DF.

Deja un comentario ↓

(requerido)

(requerido)


Tu dirección de e-mail no se mostrará nunca.

Por favor, respeta a los demás y no insultes.

Puedes usar los botones para personalizar tu comentario.