Mentiras Piadosas. Blog de actualidad, pol�tica y cultura

Malas influencias

Escrito por CalheR el 11 de Abril de 2008 · 4 comentarios

Mientras Italia se prepara para el retorno de Il Cavaliere (un tipo realmente repugnante) y nuestra Academia de Cine nos pregunta para qué queremos un ADSL de 20 megas, llamándonos, aproximadamente, delincuentes y piratas en toda la cara, y sin ningún tipo de vergüenza, el Socialismo del Siglo XXI -y esta es grave- prohibe la emisión de Los Simpsons por la mala influencia que ejercen en los niños. Y los sustituye por Los Vigilantes de la Playa.
Los Simpsons
Váyanse ustedes al carajo, oigan.

Popularity: 1% [?]

Guardado en: Derechos · Televisión · Internacional · Socialismo

Hay 4 comentarios por el momento ↓

  • J.A.Goncerna

    Pues a veces quisiéramos tener aquí en México un Presidente con suficientes pantalones como Hugo Chávez para acabar con la impunidad de los ultrapoderosos dueños de grandes monopolios, paradójicamente “anticonstitucionales” pero que el mismo estado los practica y concesiona, haciéndole al empresario “nuevo-rico-más-rico-del-mundo” el favor de otorgarle toda una generación de exclusividad para la prestación del servicio infraestructural de telefonía, ¿o qué?, ¿acaso existe otro país de superfábula donde un corrompido ciudadano (libango) pueda convertirse de “riquillo” de cien millones al “rico-más-rico” de cien mil millones de dólares en tan solo diez años?. Hasta Bill Gates le debe a Carlos Slim y éste pagó 100 millones por la concesión pero otros 5,000 al expresidente que lo sobornó y ahora es libre y casi-todo (dice) poderoso en Iberoamérica en los negocios de telefonía móvil e internet, también cigarrero, franquiciatario, restaurantero, ferrocarrilero y muy-muy-mejicano pues de libanés sólo le queda el apellido; lo mismo pasa con las telecomunicaciones, que son un sector clave que participa de la redefinición nacional pro o anti democrática, en éste ya están “apalancados” tan solo tres individuos que son Slim y los otros dos “concesionarios” del ejecutivo, Emilio Ascoagarra y Ricardo Salinas (y Rocha), dueños de TELEVISA y TV-AZTECA, respectivamente… ni idea tengo del espacio disponible mas quiero con este comenzar una serie de reportes de mi propio peculio en los que pueda ser develada la verdad como sólo puede hacerse, respecto de los temas nacionales, por medios como este blog, sobre todo en sitios fuera del país ya que ahora se vive un ´regimen al estilo de ALÍ-BABÁ, donde temes por tu vida porque temes por la vida de otro, o viceversa, como diría Cantinflas, adonde se va sin volver o si se vuelve no se va más… el caos, la ingobernabilidad, la anarquía encubierta por una inmensa bandera y asegurada con payolas, caso explícito por el que hablaba de pantalones. Los dejo con el sabor pero sin el caldo pues tengo que pensar bien lo que he de plasmar como MENTIRA PIADOSA núm. 1, si alguien me lee y me contesta o le entra a la discusión sobre lo que es la más increíble de las verdades absolutas que gobiernan a este país y que tiene que ver con TELEVISA, en primer orden, a cuyo “Chairman of the Board”, dueño único y responsable de las más nefastas y controvertidas acciones dándole un giro a sus negocios de por sí pingües para finalmente dedicarse a lo más bajo, oscuro -y oscurantista- e ilegítimo en abuso obvio y descarado de sus facultades como “concesionario público” sumiendo así a nuestra república en una nación sin otro rumbo ni destino que la sumisión a su escala (ésta no eleva, sumerge) de valores. En pocas palabras, con fundamentos, diré que este medio-hombre, enemigo público a quien se le atribuye, por colación, responsabilidad por el incremento exponencial de la criminalidad y la delincuencia, así como causante principal de nuestra pérdida de valores, la generación de un conformismo más mejicano que las pencas de un nopal de modo que sigamos por tiempo indefinido siendo miserables tercermundistas que “mamamos” de la televisión la novísima SUBCULTURA que propugna como el ideal preclaro de todos nosotros… para que se den una idea, su propuesta principalísima y piedra angular de todo su proyecto es RELAJAR nuestra moral al grado de aceptar la práctica del INCESTO voluntario entre padres-e-hijos (hombres exclusivamente), puedo demostrároslo así como lleva más de cuatro años transmitiendo mensajes ocultos de banda digital en el audio, en la industria de la música y los vídeos, de modo que se escucha ya tan descaradamente que ni el ministerio de gobernación, el mismísimo presidente Calderón, las cámaras baja y la más baja, ni siquiera la Iglesia ni el resto de las iglesias no católicas que han sacudido a aquella, ni los medios independientes, vaya ni la élite intelectual, nadie, absolutamente nadie ha dicho nada… por el contrario, seguimos no solo exponiéndonos a esa lobotomía y además PAGAMOS por la televisión directa, por cable o satelital dándole más poder para imponer sus perversiones que incluyen la industria de la pornografía (no digo aún de qué género) y otras maniobras que sólo a quien gana-fácil-gracias-al-gobierno-mejicano podrían ocurrírsele. En fin, ahora se le ha concedido una nueva ley de medios totalmente a su favor y a la de los otros dos ya citados dejando fuera todo principio constitucional de “libre concurrencia” para que usted o yo podamos hacer televisión o transmitir datos al aire. La eternización, pues de una crisis que nunca termina ya por causa de un presidente o de sus nobles concesionarios “exclusivos” protegidos y eméritos. Claro ejemplo de nuestra crisis son los “servicios públicos” en manos no del pueblo ni de su gobierno, de líderes sindicales que llegan a acumular inmensas fortunas a costas de sus agremiados, cientos de miles de maestros, de electricistas, de petroleros, burócratas todos bajo las órdenes de sus líderes que venden a cambio de cuotas de poder el voto colectivo. Como saben, México (todavía, por fortuna los “Estados Unidos Mexicanos”) está reencontrándose con la democracia que construyera el único y quizá el primero de los presidentes elegidos auténticamente por el pueblo, Francisco I. Madero, un burgués educado en Francia que dio origen y forma al movimiento social armado revolucionario de 1910, originario de San Pedro de las Colonias. Y hay quienes toman ventaja (como dicen, “a río revuelto, ganancia de pescadores”) de esa democracia tan incipiente la cual no ha podido pasar todavía de lo meramente electoral para culminar en una vida toda auténticamente libre y democrática sin perder estructura ni forma pues nuestras leyes y fundamentos son tan “bellos, tan socialmente justos, tan balanceados, tan trascendentes” que, la verdad sea dicha, aún nos son instruidos como “referentes” teóricos recurridos cuando así nos conviene más en lo cotidiano, todos, sí, todos los MEJICANOS nos abstenemos de cumplir todo precepto legal, padecemos de una enfermedad que nos viene de muchas décadas de corruptelas, abusos en exceso, privilegios y canonjías otorgados sin ton ni son en uno u otro “sexenio” que ya luego no son tan fáciles de extinguir. Tampoco somos ya un país de ideologías ni de culturas autóctonas, pues déjenme decir que los números no mienten: 125 millones de mejicanos (25 en el D.F., 20 en los Estados Unidos, 15 en las tres principales concentraciones urbanas, 10 en las otras tres que les proveen y 50 millones de menores de edad que son el universo directo al que se dirigen los mensajes ocultos de TELEVISA para reclutar de entre ellos, unos cuantos que, en habiéndose iniciado en la práctica del incesto con sus propios padres dejan libre de responsabilidad penal al Sr. Ascoagarra para utilizarlos en los giros negros mencionados y en otros no menos peores. Ya dijimos. ¿Seguiremos?

  • CalheR

    Pues a veces quisiéramos tener aquí en México un Presidente con suficientes pantalones como Hugo Chávez para acabar con la impunidad de los ultrapoderosos dueños de grandes monopolios…

    Dudo mucho que un Hugo Chávez acabase con los ultrapoderosos. Con lo que sí acabaría, y a buen ritmo, es con esas “pequeñas libertades” que algún día, mientras esperarases, echarías de menos. Y mucho.

  • Jota

    Si no hace falta llegar tan lejos, si la pohibición es estúpida en el mismo momento que se comprende que los Simpsons, por mucho que piense la mayoría, son dibujos para adultos, así que si tan mala influencia ejerce en los niños, que el del traje a rayas los cambie a una hora adulta y deje de prohibir tanto, leñe.

  • buenaprensa

    Lo increíble no es tanto que Chavez haya prohibido a Los Simpsons.
    Lo indignante es que haya gente que lo justifique… empiezan con Los Simpsons, luego dirán que el Futbol es un deporte imperialista (fue desarrollado en Inglaterra, no?), que el Golf y el Ajedrez son deportes individualistas (hombre, somos socialistas… nada de individualismos aquí!), que los programas de cocina son elitistas (despues de todo, quien tiene una cocina así de bonita?)…. etc etc etc

Deja un comentario ↓

(requerido)

(requerido)


Tu dirección de e-mail no se mostrará nunca.

Por favor, respeta a los demás y no insultes.

Puedes usar los botones para personalizar tu comentario.